Mamiya echa el cierre… ¿tiene el formato medio los días contados?

Se venía rumoreando desde hace tiempo y se ha terminado por confirmar: Mamiya vende su división óptica, es decir, que se desprende de su división de fotografía. La venta no implica, en principio, que vaya a ocurrir como en Contax o Bronica -desparición de la marca-, pero tampoco implica que vaya a pasar como en el caso de Minolta -Sony acaba de anunciar la continuación del sistema (alpha lo llaman)-. En cualquier caso ha sido, una vez más, la crónica de una muerte anunciada.

El formato medio, cuando hablábamos en términos “de película”, comprende las cámaras de formato mayor que el “paso universal”, vamos, aquellas que tienen un tamaño de fotograma mayor de 24x36mm. Para ser más concreto, existen diversos formatos, siendo los más corrientes el 6×4.5, el 6×6 y el 6×7, pero todos tienen en común el uso de película en rollo (sin perforaciones, por cierto) de formatos 120 y 220, algunos sistemas permiten, eventualmente, el uso de película cinematográfica de 70mm en respaldos especiales -las cámaras que se llevaron a la Luna, sin ir más lejos- u otros de diverso tipo. Es decir, que hablamos de cámaras que nos permiten obtener un original en película de tamaño bastante mayor que el tradicional negativo o diapositiva de 35mm, lo que redunda en una mucho mayor calidad de imagen y en la posibilidad de usar película de alta sensiblidad con una mínima inicidencia del grano en las ampliaciones.

Otra característica de los sistemas de formato medio es su modularidad: en lugar de tener una cámara a la que se le acoplan los objetivos, en este caso tenemos un cuerpo de cámara (que contiene el mecanismo del espejo, el obturador -principal o secundario- y la mecánica de disparo) al que podemos acoplar diferentes objetivos… pero también diferentes visores y diferentes respaldos. Aunque existen sistemas menos modulares que otros, lo normal es que, por ejemplo, pudieramos cambiar sobre la marcha y en pocos segundos de usar película de iso 100 a iso 400 sin desperdiciar ni un sólo disparo, símplemente cambiando de respaldo. También son comunes los objetivos con obturador central (en el propio objetivo) que permiten velocidades de sincro con flash de hasta 1/1000s sin tener que recurrir a modos especiales ni a perder potencia en el flash; esto, junto al hecho de usar objetivos de mayor focal que las de 35mm para las mismas aplicaciones las ha hecho, durante décadas, las favoritas de los fotógrafos que nos dedicábamos al retrato o al reportaje social; además de ser muy valoradas por su compromiso precio/calidad entre los fotógrafos publicitarios y, por ejemplo, los de paisajes porque si bien no son comparables a las de gran formato, permiten obetener alta calidad y son razonablemente manejables.

Sin embargo la “maldición digital” ha puesto las cosas un poco patas arriba en este segmento de mercado. El hecho de que ahora cada uno pueda exprimir hasta la última gota de calidad de sus archivos RAW ha hecho que las cámaras reflex digitales basdas en cámaras de 35mm o, incluso, formatos menores como el APSc y el 4/3 pasen a desempeñar sin problemas las funciones que antes desempeñaban sus hermanas de película de paso universal… pero también en muchas aplicaciones el que jugaban las cámaras de formato medio. Está claro que la calidad absoluta no es la misma, pero también está claro que puede conseguirse una calidad lo suficientemente alta a un precio bajo si lo comparabamos con lo que costaba un positivado manual de un fotograma de formato medio en laboratorio. Además, y aunque con severos problemas que generalmente no se mencionan, cámaras como la Canon Eos 1Ds con 11Mpx, su sucesora mark II con 16.7Mpx o las descatalogadas Kodak DCSpro con 14Mpx han ejercido dura competencia combinando una altísima resolución con ópticas más asequibles que las de formato medio, más ligeras y con un conjunto más manejable e, innegablemente, con muchísimas más prestaciones.

En el mundo del formato medio tampoco es que se haya ignorado el cambio a digital. En realidad hace muchos años que están disponibles respaldos digitales para los equipos existentes de casi cualquier marca (incluso para Bronica). Al principio lo normal era encontrarse con respaldos de 6 u 11Mpx en formato 24×36 (lo que suponía quedarse totalmente sin objetivos angulares, ya que en formato medio es raro ver un angular de menos de 40mm); pero poco a poco se ha ido avanzando hasta lograr los actuales respaldos para cámaras de 6×4.5 que apenas tienen multiplicación (1.12x) y que nos dan resoluciones de 22Mpx e, incluso, de 35Mpx en los últimos modelos. Obviamente más que lo que nos dan las cámaras basdas en 35mm ¿Dónde está el problema?

Pues en varios puntos.

Mamiya presentó el año pasado un respaldo propio (para sus Mamiya AFD) y una cámara digital integral de formato medio, pero sólo ahora están a la venta desde hace pocos meses… y han salido a competir en un segmento en el que la mayoría ya se ha cambiado a sistemas de 35mm o se ha comprado un respaldo de otra marca. En definitiva, han tardado demasiado. Además, si bien el precio es “contenido” dentro de lo que se suele ver en este segmento, resulta que ambos sitemas sólo trabajan a 12 bits, cuando casi cualquier respaldo de la competencia captura a 16 bits nativos… una seria diferencia cuando estamos hablando de una inversión que se acerca o supera los 20mil €.

Por otra parte, pocos, muy pocos profesionales pueden amortizar realmente una inversión de este calibre para pasar a digital sus equipos de formato medio. Un respaldo puede superar él sólo, como ya dijimos, los 20mil euros y eso es mucho dinero, muchas fotos que vender a un precio muy alto para que compense. Hay que tener en cuenta que un buen equipo de formato medio para película, como los que ofrecía Bronica, por ejemplo, no superaba los 4.000€; y para no perder la perspectiva, una Canon Eos 1v o una Nikon F5 no llegaban a los 3.000€ mientas sus alternativas digitiales cuestan aproximadamente el doble. Es decir, que pasamos de una relación de 2x (y muchas veces menos si nos hace el apaño una cámara de menos campanillas) a una relación de 4x o 5x en el caso del formato medio ¡¡y sólo para el respaldo!!; añádanse luego un carretillo de baterías (los respaldos consumen más energía que una reflex digital), unas cuantas tarjetas de 2 o 4Gb de alta velocidad… un buen ordenador capaz de procesar RAWs descomunales y la cosa se pone que da escalofríos sólo de pensarlo. Además con una notable diferencia en cuanto a cadencia de disparo: en lugar de los 4 o 5 fps que ofrecen la Eos 1DsmkII o la D2x pasamos a tener que esperar segundo y pico entre disparos: un serio obstáculo para muchas aplicaciones.

Todo esto hace que el formato medio digital esté siendo usado de manera méramente marginal por los pocos que se lo pueden permitir. Muchas veces son quienes necesitan una salida digital rápida y antes usaban gran formato (la misma historia que antes: los que usan un formato más grande en película se pasan al inferior en digital). Sin emabargo está siendo abandonado (en película) o no está siendo tomado en cuenta (en digital) por quienes constituíamos antes el grueso de sus usuarios: los reporteros sociales, los retratistas y los fotógrafos de naturaleza que difícilmente podemos justificar semejante salvajada de dinero en un respaldo, incluso considerando las alterantivas “económicas” dentro de cada marca. Me consta que más de un compañero, tras un intento incial con respaldo digital, han decidido volver a la película y tirar de escaner: “cuando necesito salida digital, que no es siempre, pues al escaner y a correr“.

En resumen, que la cosa está difícil. Sólo nos quedan, a parte de las Mamiya de futuro incierto, Hasselblad (absorvida por Imacon) y Rollei (que también las ha pasado canutas)… bueno, y las Kiev. Pentax continúa dando soporte a sus sistemas de película y ha anunciado su propia cámara de formato medio digital (con 18Mpx y 1.3x) que no sé yo si tendrá demasiado éxito teniendo en cuenta que es un cuerpo completo (las Pentax nunca han tenido resplados intercambiables) que tiene un considerable factor de corrección de encuadre y que su resolución no es especialmente elevada para lo que se maneja actualmente en el segmento… cierto es que Pentax es la pequeña de las “cinco grandes” y tiene seguidores muy fieles, pero dependerá mucho del precio que haya que pagar por el cachivache.

Como siempre… toca esperar.

Anuncios

6 comentarios sobre “Mamiya echa el cierre… ¿tiene el formato medio los días contados?

  1. Pues anda que yo que estoy a punto de comprarme una Bronica nueva! ahora si que me he liado! aun así creo que me la compraré porque lo que quiero es pasar al formato medio y veo que el formato medio digital ahora mismo es caro y no ofrece la mejor calidad (o sea que 13 megapixels para el tamaño del sensor no se si serán suficientes…Igual equivale a 1.3 megapixels del formato 35 mm!!! jeje!) no se, pero supongo que las maravillas que se pueden hacer con una Bronica de pelicula con un obgetivo 40 mm S zenzanon SQ. no se pueden hacer ahora con ninguna digital…. y si me equivoco…que me corrijan!
    en cuanto a lo de que los equipos sean mas ligeros….pues si, esta bien pero…eso quiere decir que es imposible que las lentes sean orgánicas….O sea que son de plástico…y para mi eso no es calidad….Prefiero que pesen…
    Bueno…que aun así es un poco lio al decidirse…La cosa esta “mu” mal! pero yo quiero una Bronica ya!

    un saludo!

  2. Bueno, ahora tenemos respaldos de 39 Mpx que trabajan a 16 bits nativos, que no están nada mal. Dan una calidad muy alta (mucho) pero cuestan un ojo de la cara y medio riñón, por lo que no son una alternativa real para quien usa película. El factor de cambio del encuadre, respecto al formato 6×4.5 es de sólo 1.16x, por lo que un angular sigue siendo un angular, a penas perdemos cobertura. Eso sí, si te gusta el formato cuadrado ya no tienes donde cogerte, porque no hay chips cuadrados ya en el mercado.

    Lo bueno de Bronica es que hay mucho material de segunda mano por lo que, aunque no se fabriquen ya, estamos libres de problemas durante una larga temporada.

  3. Hace años de estos vaticinios y sigue habiendo película. Cuanto aprendiz de visionario al servicio de la alta tecnologia de consumo…

    1. Lo que todavía no veo es dónde se dice en el artículo que ya no haya película o que fuera a desparecer. Se habla del cambio de usos en el mundo profesional y eso se ha cumplido a rajatabla.

      Por otra parte, eso de que “sigue habiendo película, es una afirmación bastante discutible. El mercado de la película se ha desplomado del todo; en muchos sitios ya no se revela película por los canales de aficionado; es extremadamente difícil encontrar química para el revelado de b/n y no digamos ciertos tipos de película, que se encuentran más que nada en internet. Los que viven en ciudades grandes seguramente lo tengan mejor para el uso de películas, pero en poblaciones pequeñas y en muchas ciudades de medio tamaño ha desparecido por completo.

      Sí, sigue pudiendose disparar en película, pero su uso es absoluta y completamente marginal. Es decir, lo que sí que se llevaba viendo venir hace mucho tiempo.

  4. pongan en venta el “Rollo Digital” así podemos usar las millones de cámaras analógicas archivadas, esta inventado y patentado y lo “cajonearon” para poder vender las cámaras digitales, averiguen que se presento en una photokina y nunca mas se hablo del tema,chau y gracias………….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s