Cambiar el chip

Desde bien pequeñito me han gustado los coches, el mundo del automóvil en general. Ahora no soy un gran forofo ni un gran sabio del motor, pero me sigue gustando y sigo viendo con interés los nuevos modelos de coches, de todas las clases que van apareciendo en el mercado.

También tengo bastante conciencia medio-ambiental y, en su día, puse bastantes esperanzas con el renacer de los coches elétricos en los EE.UU. Ese renacer fue llevado a la ruina por el poderoso lobby petrolero que controla las riendas del pais. Es lo que nos pretenden mostrar en el prometedor documental “Who killed the electric car” que espero poder ver.

Pero veo que no es allí el único sitio donde tienen problemas de este tipo. Aquí ocurre lo mismo. En nuestro mercado disfrutamos en la actualidad de 4 automóviles híbridos (motor eléctrico y de gasolina), 3 del grupo Toyota y uno de Honda. Son caros y no disfrutan de ninguna subvención ni de exención de impuestos como sería lo deseable y lo normal en un pais civilizado que no es productor de petróleo pero es que, además, contemplo con estupor como son sistemáticamente criticados en prensa y foros del motor.

En particular se critica que no mejoran sustancialmente el consumo que se consigue con motores turbodiesel… cuando esto es RADICALMENTE FALSO. Por eso dicho que hay que cambiar el chip. Los hibridos, en particular el Prius de Toyota y el Civic híbrido de Honda, son coches pensados para una conducción relajada, para llevarnos de un punto a otro a una velocidad de crucero normal, no para ser conducidos de forma deportiva pero, sobre todo, están pensados para lo que hacemos casi todos: conducir mucho por ciudad (que es donde más combustible se consume) y un poco por carretera.

Ambos híbridos tienen un consumo MUY INFERIOR al de cualquier coche no híbrido en ciruito urbano, de hecho su consumo es similar o inferior al de los buenos diesel en condiciones óptimas (en carretera a velocidad media). En carretera y, sobre todo, si los queremos conducir a alta velocidad y pidiendoles grandes y bruscas aceleraciones, su consumo puede aumentar hasta hacerse superior al de un diesel; pero conducidos con tranquilidad y procurando que el motor de gasolina sólo se active cuando es realmente necesario (adelantamientos, cuestas…) el consumo es bastante contenido. Pero es que aún así, el tremendo ahorro que nos suponen en ciudad con su reducísimo consumo, siendo la conducción ciudadana el grueso del kilometraje de la mayoría de nosotros… es lo que no se cita, es lo que se pasa por alto. Vamos, que siguen sin interesar a los de siempre.

Acabaremos comiendo piedras, querremos obtener soluciones cuando ya sea demasiado tarde.

Anuncios

3 comentarios sobre “Cambiar el chip

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s