Cosas pendientes…

El pasado fin de semana Fran tuvo a bien acercarse por estos pagos. Teníamos una cuenta pendiente que saldar con un lugar en el que estuvimos a principios de mes.

Lo cierto es que la cuenta la saldamos sólo en parte y vamos a tener que realizar un par de visitas más a la zona, creo, para poder resarcirnos del todo.

Aunque no era algo fotográfico, como estabamos allí al anochecer y el lugar lo merecía, pues hice unas cuantas fotos. La que mejor quedó es está. Se parece a otras de unos posts anteriores, pero el sitio es diferente, de hecho está un par de valles más al oeste.

collada
Datos de la imagen: Olympus E-1, Zuiko Digital 40-150mm f:3.5-4.5. Edición en Adobe Photoshop CS bajo Windows 2000.

Reinosa, Agosto 2.006

He tenido la fortuna de disfrutar de una semana de vacaciones en mi tierra y, gracias a la amabilidad de Isaac, los primeros días los pasamos en Reinosa, aprovechando para dar una vuelta que otra por los alrededores.

No me siento especialmente satisfecho de los resultados fotográficos conseguidos; pero como se aprovecharon bien los días y lo pasamos realmente bien, las fotos son lo de menos.

No obstante, ahí van unas cuantas.

sombras 1 sombras 2 sombras 3 sombras 5 sombras 4

Datos de las imágenes: Olympus E-1, Zuiko Digital 14-54mm f:2.8-3.5 y Zuiko Digital 40-150mm f:3.5-4.5. Revelado RAW y procesado en Adobe Photoshop CS bajo Windows XP.

Arqueología ferroviara, un ejemplo de escasez de miras.

Desde que era pequeño me llamaron la atención los trenes, el verlos cada mañana entrando y saliendo de la estación de Santander desde la casa de mi abuela, que vive en frente de las vías creo que tiene algo que ver con ello; además, mi casa estaba justo en frente… al otro lado de las vías y sobre el cerro que las flanquea. Desde que era pequeño oí hablar a mis mayores, y luego leí en periódicos y revistas de mi tierra, sobre el ferrocarril Santander-Mediterraneo; una vieja aspiración de Cantabria que se vió interrumpida cuando faltaban a penas 40 km para su finalización, con lo más caro y duro de su infraestructura ya construida.

Tardé muchos años en visitar la obra más emblemática de este ferrocarril que nunca llegó a funcionar en Cantabria (sí en el resto de sus tramos, desde el norte de Burgos, aunque ahora todo eso también se ha desmantelado); el Túnel de la Engaña fue durante muchos años el mayor túnel ferroviario de la Península, con sus 6.967 metros de longitud, casi todos ellos en línea recta. Hace años hice un pequeño reportaje que pensé en continuar, cosa que no he podido hacer desde entonces; tiempo después recorrí con 2 amigos la totalidad del túnel pese a su peligrosidad y visitamos lo que creíamos que eran los últimos restos del S-M en Cantabria, junto con la estación de Boo de Guarnizo, cerca de Santander: el mencionado túnel junto con otros más cortos que se encuentran desde allí hasta la estación de Yera, los barracones de los trabajadores, etc.

Más adelante nos enteramos de que, en realidad, se habría construido más de lo que muchos habían dejado por escrito: de entrada los puentes que cruzan las vías de la línea actual Santander-Palencia en las cercanías de Guarnizo y de la estación nunca usada de Boo, tienen doble arcada, preparada para recibir las vías del S-M. Hace poco, gracias a un post en el foro de Tranvia Portal y a las imágenes de Google Earth, vimos que las industrias de la zona se distribuían de forma que la línea aparecía claramente definida hasta Obregón. También tenía constancia de que la entrada del Parque de Cabárceno atravesaba por debajo una plataforma ferroviaria que se asignaba al S-M… plataforma que debía continuar en un túnel en Obregón… Este túnel, paradójicamente el más cercano a Santander, es bastante desconocido. He pasado miles de veces por esa zona, en bici, en coches… y no lo había visto nunca, hasta el punto de que dudaba de que realmente se hubiera construido. Pero ahí está, no se ve fácilmente, pero está, vaya si está. De hecho, como bien hizo constar un compañero de Tranvia Portal, no sólo está el túnel, sino que está la plataforma completa, desde Obregón hasta la entrada de Sarón y hasta Boo… el S-M no quedó inacabado desde Yera hasta Santander, quedó inacabado desde Yera hasta Sarón… bastantes menos kilómetros de los que se suele decir para unir Santander con Burgos y, por ende, el arco Mediterraneo. Una vergüenza desde mi punto de vista.

La zona de Obregón, Cabárceno, Sarón, antaño estaba surcada por nada menos que 3 líneas ferreas, sin contar las que llegaban a las minas de Cabárceno por la falda sur del macizo de Peña Cabarga; a parte de la que no se finalizó del S-M, por Obregón pasaba el Astillero-Ontaneda, amén del ferrocarril minero de la Orconera Mining Co. (Astillero a Cabárceno). Todos ellos se encuentran desmantelados.

A parte de la vergüenza de ver inacabado el S-M, he contemplado esta semana la conversión en carril bici del trazado del Astillero-Ontaneda; un ferrocarril que fue cerrado y desmantealdo por su baja rentabilidad, como muchos otros de los que se hizo cargo Feve en su día. La pena es que, de no haberse cerrado y desmantelado, hoy sin duda sería la tercera línea de cercanías de Feve en la región, habría dinamizado más el valle por el que discurre y tendía conectado Santander con los núcelos turísticos de Puente Viesgo, Ontaneda… y Cabarceno. En cualquier caso, la conversión en carril bici ha mantenido el trazado, las estaciones y los viaductos. En Obregón quedan restos de los railes saliendo del asfalto, a parte de los que han reaprovechado los vecinos para usos múltiples, como vemos en las fotos:

rail 2 rail 1 obregon 5 obregon 7

Además de recuperar el uso del viaducto que se encuentra en el pueblo, de preciosa factura en piedra:

obregon 4

Lo que no puedo asignar con segurdad a restos del ferrocarril es lo que aparece en la siguiente imagen. Sospecho que se puede tratar por su situación (en el cruce de la vía con la carretera) de una antigua caseta de guarda de paso a nivel, pero ignoro este punto así como si pertence de algún modo al Astillero-Ontaneda o es algo ajeno a éste.

obregon 6
Volviendo al túnel del S-M, mide unos 200 metros de largo y tiene exactamente la misma factura que los de la zona de Yera y que el Túnel de la Engaña; mismos apartaderos, mismos caminos laterales, incluso el mismo material constructivo con la misma calidad que ha provocado el progresivo deterioro de la bóveda del túnel; aunque se haya en buen estado general. Fue construido para doble vía… y como los otros jamás vio ninguna.
obregon 1 obergon otra obregon3

Somos especialistas en cambiar de idea a medio camino.

Datos de las imágenes: Olympus E-1, Zuiko Digital 14-54mm f:2.8-3.5; revelado RAW y procesado en Adobe Photoshop CS bajo Windows XP y Windows 2000

Ventajas de los archivos RAW.

arco de piedra

 

Últimamente me encuentro muchas referencias en la red sobre la fotografía llamada HDR, que son las siglas en inglés de “High Dynamic Range”, lo que en nuestra “luenga” viene a querer decir alto rango dinámico, y se usa para definir aquellas fotos en las que, por medio de la suma de varias tomas con diferentes exposiciones, se consigue tener detalle en todas las zonas de la imgen en escenas que, normalmente, sobrepasarían las capacidades de captación del sensor en una única toma.

 

Esto tan complicado es, sin embargo, bastante sencillo de entender: si hacemos un único disparo en un lugar donde el contraste sea muy alto (es decir tenemos zonas de sombras y de luces muy pronunciadas) es muy posible que no podamos captar detalle en todas las zonas, o sacamos bien expuestos los medios tonos, o las luces o las sombas… y esto es lo que se trata de paliar con las fotos HDR.

 

Lo que sucede es que, como pasa en cierta medida con las panorámicas, la gente se deja llevar por las modas y se pone a hacer ese tipo de fotografías sin ton ni son… y, sobre todo, en muchos casos en los que no es para nada necesario realizar varios disparos. Sobre todo si tenemos una reflex y trabajamos con archivos RAW.

 

Un ejemplo de lo que digo es la foto que precede a este texto; sé que no va a pasar a la historia de la fotografía por su perfección, pero me sirve perfectamente para ilustrar lo que pretendo decir.

 

Mucha gente no utiliza en su reflex los archivos RAW, generalmente porque es un tipo de archivo que ocupa mucho espacio en la tarjeta de memoria y, además, no se puede ver directamente con cualquier programa como los jpg sino que necesita ser procesado para utilizarlo con normalidad. RAW significa literalmente “crudo” y su nombre proviene del hecho de que un archivo RAW toma los datos captados por el sensor, sin procesar, y los vuelca a un archivo para que hagamos ese proceso en nuestro ordenador en lugar de en el procesador de la cámara. Esto tiene una ventaja importantísima sobre el uso de archivos jpg: en el archivo RAW disponemos de TODA la información captada por el sensor en el momento del disparo.

 

Para comprender bien dónde reside esta ventaja tenemos que tener en cuenta 2 cosas sobre los archivos jpg: una que utilizan un tipo de compresión en el que SIEMPRE hay pérdida de información y otra que su profundidad de color está limitada a 8 bits por canal; sin embargo los sensores no captan 8 bits por canal sino, como poco, 12… y estos están disponibles en el RAW que, de ser necesario, podemos abrir como un archivo de 16 bits en el programa de edición (incluso en el GIMP gracias a plug-ins como el ufraw).

 

Esto se traduce en que, zonas que aparecerían sin detalle en un jpg, resulta que sí lo tienen, usando la misma exposición, em el archivo RAW. Aunque para obtenerlo necesitamos trabajar un poco con él. En el caso que nos ocupa he usado capas de ajuste sobre el archivo abierto a 16 bits para obtener detalle en todas las zonas creando las máscaras convenientes. Pero no es necesario diponer de estas funcionalidades para conseguir el mismo resultado. En el Gimp podríamos llegar a lo mismo abriendo el RAW como 2 o 4 archivos diferentes de 8 bits que podríamos combinar en uno solo… Es el mismo procedimiento usado para las fotos HDR… pero con la diferencia de que sólo es necesario un disparo.

 

Y, ojo, porque en la mayoría de situaciones no hace falta más que eso, un sólo disparo.

Datos de la imagen: Olympus E-1, zuiko digital 14-54mm f:2.8-3.5; arhivo RAW tratado en Photoshop CS bajo Windows 2000.