El nuevo camino del formato medio, la jugada Hassel.

El mercado del formato medio ha estado limitado, desde la popularización del “paso universal”,  al segmento profesional y a algunos aficionados extraordinariamente exigentes; esto hizo que, con el paso del tiempo, muy pocas incorporaciones superfluas que iban apareciendo en sus hermanas pequeñas pasasen a las cámaras de formato medio, sencillamente, no se necesitaban. Así, los sistemas AF sólo aparecen cuando ya había bastantes cámaras digitales con nosotros y sólo de la manera más lógica: usando un único sensor central (¿para qué más en estas cámaras?); los sistemas de fotometría tampoco han incorporado grandes cosas, la mayoría se mantiene en las mediciones centrales y puntuales… y poco más.

La principal característica de los sistemas de formato medio ha sido siempre, salvo contadas excepciones, como Pentax, su modularidad. En un sistema de formato medio típico, no sólo podemos cambiar los objetivos, sino los visores e, incluso, los respaldos para usar varios tipos de película o, en los últimos tiempos, para alternar película y digital en pocos segundos. Debido a esa modularidad, unos cuantos fabricantes han desarrollado respaldos de formato medio que se podían acoplar a diferentes cámaras: tú, por ejemplo, tenías una Hasselblad H-1 y la podías usar con respaldos de Kodak o Phase-One, o de quien fuera.

Las cosas no pinta fáciles en este segmento de mercado, por el camino han quedado clásicos como Bronica o marcas con productos de gran calidad como Contax; en la actualidad sólo sobreviven Hasselblad, Mamiya y Rollei. Pentax ha presentado una evolución de su 645 (no modular) llamada a ocupar el nicho bajo del mercado digital del formato medio; en principio va a llevar un sensor de “sólo” 18Mpx. con formato de encuadre de 1.3x; parece ser que, pese a no ser modular, el sensor se podrá cambiar en sucesivas evoluciones de la cámara. Parece una cámara destinada a ser económica para lo que se estila en el formato medio digital, de manera que los que en su día invirtieron en equipo de Pentax 645 puedan dar el salto a digital sin demasiados esfuerzos; no me parece mal camino, la verdad.

Mamiya, tras pasar dificultades, ha presentado la ZD, de 22Mpx, primera cámara digital integral de formato medio; además ha lanzado un respaldo digital para sus 645AF-D con las mismas características, de forma que se puede optar por un cuerpo compacto, integral, o por un respaldo para complementar a las de película (para las que ya existen respandos de terceros fabricantes).

Hasselblad dio en su día la sorpresa con el lanzamiento de su primera cámara de formato 6×4.5, que rompía con la tradición (incluso en su diseño); una cámara muy avanzada técnicamente, con objetivos AF, pero incompatible con el resto de accesorios de la marca y sin la mayor baza de Hassel hasta la fecha, las ópticas Zeiss, que en el formato 6×4.5 ostentaba en exclusiva la fenecida Contax; así que presenta unos, por otra parte excelentes, objetivos Fujinon que incluyen un zoom 50-110 y varias focales fijas, echando se a faltar un tele largo (algo que no se ha solucionado hasta la fecha). Sin embargo, la H-1 y su posterior evolución (más preparada aún para el digital) la H-2 tienen una gran acogida y muchos respaldos digitales se diseñan incluso pensando en ellas, copiando su diseño para que la integración sea total. Con la compra por parte de Hasselblad de la casa Imacon, cambian, no obstante la tornas; el sistema deja de ser abierto y, con la H-3, se convierte en un sistema cerrado. La H-3 se vende con un respaldo propio y no es compatible con los respaldos digitales anteriores, además se presenta un 28mm que tampoco es compatible con las cámaras anteriores (pese a compartir montura) y se anuncia que ningún accesorio futuro lo será. En definitiva se deja abandonados a los dueños de las H-1 y H-2,  cámaras con muy pocos años en el mercado.

Pero la casi olvidad Rollei viene al rescate; pese a que no tuvo mucho éxito su 6008AF, presenta ahora un nuevo sistema abierto que ofrece a los fabricantes de respaldos, como Sinar para que vendan con sus propias marcas; tiene todas las carcaterísticas de la magnífica 6008, con una ergonomía mejoradísima, mejor sistema de AF y, sobre todo, compatiblidad con todos los objetivos anteriores, los de Schneider… y los de Zeiss (el sistema de Rollei es, con mucho, el más completo); además es compatible con los respaldos de 6×4.5 anteriores y se está preparando uno nuevo de 6×6 (ya que los anteriores carecían de motor y en esta cámara es necesario). Una intersantísima opción que le puede poner caras las cosas a Hasselblad.

Lo malo, como siempre, es el precio de estos aparatos, que supera los 30mil €

Anuncios

2 comentarios sobre “El nuevo camino del formato medio, la jugada Hassel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s