Y sigue la fiesta, ahora es el cerebro…

Creo que nunca había publicado 2 artículos seguidos relacionados con la biología en el blog, pero para todo hay una primera vez. Además, en este caso, no sólo son 2 seguidos de biología, sino que son 2 seguidos sobre el mismo tema.

Ante todo, tengo que decir que ambos artículos están basados en las noticias publicadas en la red sobre los asuntos de los que tratan. Es decir, no he tenido acceso a las publicaciones originales, si es que existen, hechas por los propios encargados de las investigaciones. Por lo que es posible que haya más información de la que se desprende de estas noticias.

Si ayer un científico afirmaba que había descubierto un cruce sapiens/neandertal símplemente por el aspecto de un fósil, hoy unos científicos americanos afirman haber descubierto un gen que fue el responsable del desarrollo cerebral de nuestra especie y que, como lo datan hace unos 37mil años, pues hale, se lo adjudicamos a los neandertales y lo damos como prueba de que existieron cruzamientos viables entre especies.

A mí todo esto ya me empieza a resultar cansino, me suena a otras situaciones que he vivido antes y que consisten en meter con calzador una teoría en base a que publicitando una hipótesis, acaba siendo tenida como cierta, la apoyen las pruebas o no.

En este caso tenemos un gen que supuestamente influyó de forma positiva en el desarrollo de las capacidades cerebrales de Homo sapiens; el equipo lo data en 37 mil años. ¿Cómo se data un gen, que es únicamente una porción de ADN? pues mediante técnicas de reloj molecular, es decir, analizando mutaciones. El problema es que esto no es el Carbono14, en el que se sabe que el ritmo de descomposición de un isótopo es exacto, aquí tenemos que “ajustar” el reloj en base a que exista una tasa de mutación de una porción de material genético que sea constante… Creo que lo he comentado otras veces, el reloj molecular es muy bueno para realizar ciertas estimaciones, pero tiene que estar apoyado en otras evidencias, porque en realidad no sabemos si estamos siendo exactos o nos estamos equivocando con un margen de 10mil años, ya que no se puede determinar si, de verdad, ese ritmo mutagénico ha sido constante o no.

Luego se dice que ese gen se ha visto favorecido por la selección, algo de lo que tampoco podemos estar seguros al 100%, pero que puede ser posible. Lo que no entiendo es cómo, si es un gen favorecido por la selección y proviene de otra especie, la especie origen del gen es la que se extingue. ¿en qué quedamos?

Hay una parte que me encanta, cuando dicen que el gen surge en el periodo de convivencia con los neandertales y, por lo tanto, la hipótesis más plausible para ellos es que nos lo transmitieron ellos.

Una de las cosas que más me intrigan desde siempre es la casi nula integración de conocimientos que se hace en estos casos. Uno tiene una teoría y la apoya únicamente en sus propios datos y en los de su rama, y se olvida de las evidencias que hayan podido aportar otras ramas, las excavaciones o cualquier otro dato relevante, no, yo estoy con genes y sólo miro genes., da igual si otra rama aporta otros datos, lo mío son los genes…

En todo esto suele ser bueno aplicar el principio de la navaja de Okam. Vamos a ver lo que nos parece más plausible:

Se sabe que durante gran parte de la convivencia entre sapiens y neandertales, ambos tenían unas capacidades culturales similares y una industria lítica MUY similar. En un momento dado, los sapiens comienzan a progresar y, una vez que de los neandertales no queda nada más que el recuerdo, se produce una increible expansión cultural y una evolución constante en la industría de los sapiens… ¿Cual es la hipótesis más plausible?

a) Los neandertales tienen un gen que aumenta sus capacidades culturales, pero no se sabe por qué, pese a estar favorecidos por la selección se extinguen, no si antes haber hibridado con nosotros no se sabe muy bien cómo (las pruebas de la hibridación son, como poco, discutibles) y, eso sí, hibridan pero de sus características morfológicas no nos queda nada -algo que roza no ya lo improbable sino lo imposible en cualquier hibridación-.

b) En un momento dado, una de las dos especies humanas que conviven en Europa, con capacidades similares; sufre una mutación en un gen que produce cambios en su cerebro, esta mutación se ve favorecida por la selección natural (vamos, lo que ha venido ocurriendo desde que el mundo es mundo, poco más o menos) y, desde ese punto, se empieza a producir un avance cultural que hace que se desarrolle mucho más esa especie que la otra, que acaba despareciendo simplemente por no poder competir… (otra cosa que también es así como frecuente).

A mí, personalmente y con los datos que tengo, el hallazgo de ése gen no sólo no me parece que apunte a la hibridación, sino más bien todo lo contrario, hace que aparezca una explicación bastante plausible de por qué los neandertales desaparecieron y deja bastantes pocas posibilidades a cualquier tipo de hibridación: una especie sufre una mutación que NO se transmite a la otra (porque son especies y no hibridan), esa mutación es beneficiosa y termina con la desaparición de la otra especie que no puede competir; insisto, algo que se ha dado en múltiples ocasiones en otros animales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s