Por Tierras Maragatas…

La pasada semana recibí visita de Cantabria, aunque no se puede decir que se hiciesen pocas cosas, justo es reconocer que nuestras intenciones iniciales, léase hacer muchas y buenas fotos, no fuimos capaces de llevarlas a buen término.

No obstante, una de las salidas nos llevó hasta Astorga y su comarca, La Somoza, zona que es más popularmente conocida por el nombre del pueblo que la habita lo que ayuda también a distinguirla de otra Somoza no muy lejana, situada en el Bierzo.

La gran extensión de la provincia y su población casi contínua desde muy antiguo, junto con su particular conformación orográfica hacen de León un pequeño país con una acusada división entre sus comarcas, fácilmente distinguibles no sólo en cuanto al terreno sino en cuanto a las diferentes costumbres de sus habitantes. El caso de los maragatos es, sin duda, el más particular, pues sus costumbres y particularidades los han hecho trascender los límites de la propia provincia desde muy atrás.

Aunque se les suele incluir junto con los Pasiegos dentro de un supuesto grupo de “pueblos malditos” en el que también estarían los Vaqueiros de alzada, los Agotes o los Chuetas, lo cierto es que ni los pasiegos ni los maragatos sufrieron los casos de discriminación que se dieron para con los otros pueblos, estando basada la pervivencia de su identidad cultural más en las particularidades del terreno que habitan y las actividades que desempeñaron que a ser apartados por el resto de la población.

El origen de maragatos y pasiegos es controvertido y suscita teorías de lo más diverso; curiosamente, no he encontrado en la red ninguna referencia a la que a mí me parece una opción bastante plausible -si bien mis conocimientos son bastante limitados- que leí hace tiempo en varias fuentes que trataré de referenciar cuando las vuelva a encontrar… y que apuntan a que tanto maragatos como pasiegos son el mismo pueblo, procedente de una ola migratoria de origen incierto, que se internó en la Península en la Alta Edad Media, escindiéndose en 2 grupos que ocuparon 2 zonas que, en aquel tiempo, estaban desiertas o casi desiertas, viéndose favorecidos por los impulsos repobladores de las primeras fases de la reconquista. Este posible origen común, que no suele ser mencionado muy a menudo, se apoyaría en unas cuantas referencias etnográficas comunes; algunas de las cuales saltan a la vista incluso hoy en día para quienes conocen ambos pueblos: la forma particular de cercado de terrenos, mediante murete de piedra sentada en seco, muy característico de pasieguería y maragatería y excepcional dado que no se asemejan a los cierres de las comarcas colindantes (sobre todo en el caso maragato); vestimentas tradicionales bastante similares, aunque más recargadas en el caso maragato; dedicación, casi especialización, a una labor demandada pero poco apreciada en la época: arrieros, ganaderos, etc; fama de pueblos rudos, cerrados y testarudos en ambos casos; estructuras fuertemente matriarcales, en el caso de los pasiegos es compartida con el resto de Cantabria, aunque está más arraigada aún y pervivió mucho más tiempo, en los maragatos es absolutamente única en la zona; ciertos apuntes gastronómicos bastante comunes…

En suma un cúmulo de circunstancias que, parece ser, no tienen mucho peso para muchos estudiosos del tema, pero que aquí quedan apuntadas.

Las fotos que ilustran este artículo son de Astorga, del palacio episcopal obra de Gaudí (junto con la casa Botines de León y el Capricho de Comillas en Cantabria, únicas obras suyas fuera de Cataluña); algunos detalles de la catedral y de Castrillo de los Polvazares, un conjunto urbano bastante bien conservado que ejemplifica perfectamente la arquitectura tradicional de la zona, lugar de residencia durante un tiempo de la escritora cántabra Concha Espina que ambientó en esta comarca parte de su obra. Es una pena que en sus calles se sigan viendo coches a pesar de estar limitada su entrada a los residentes… que no muestran demasiado interés por mantener sus calles “limpias” de elementos extraños.

Todas están hechas en diapositivas con la FM2 que, por fortuna, aún sé manejar… y que sigue siendo una delicia para estos menesteres… ojalá algún fabricante tomase nota y se atreviese a sacar algo así en digital: sólo lo básico, sin polladas. Esto me permitió usar el 300/4.5 de Nikon que el sr Fran compró a muy buen precio y en un estado increible… y comprobar el pedazo objetivo que sigue siendo pese a los años.

astorga1.jpg

astorga2.jpg

gaudi-astorga-3045-1.jpg

gaudi-astorga-3045-2.jpg

astorga3.jpg

astorga4.jpg

astorga5.jpg

astorga6.jpg

astorga7.jpg

astorga8.jpg

astorga9.jpg

Anuncios

3 comentarios sobre “Por Tierras Maragatas…

  1. El cocido maragato no se planteó porque la excursión se hizo por la tarde. En cualquier caso mi estómago (delicado) no recibe bien los garbazos por lo que no puedo disfrutar de una de las cuatro partes de dicho cocido, a saber Carnes, Garbazos con Berza, Sopa, Natillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s