Los nuevos órganos para el nuevo bicho.

Ya tengo perfiladas -y pedidas- las nuevas piezas para mejorar el instrumental. La cosa ha quedado de la siguiente manera:

Procesador: AMD Athlon 64 x2 4800+ … como narices sea porque ya no sé ni de cuantas formas diferentes lo he visto llamar; en definitiva un doble núcleo de AMD a 2.5GHz

Placa: Asus M2N-E

Gráfica: nVidia 8600GT con 512MB

Memoria: 8BG DDR II a 800

Disco Duro: SATA 250GB

y además, una fuente de 450w y tal. Irá todo en la caja que tengo ahora mismo, una en formato torre, pero de las grandes (mide como un metro de alto) con ventilación reforzada redundante… donde va no importa que haga ruido. Además mantendré la controladora SCSI 160 y el disco duro que tengo adosado a la misma, por los que sí que no han pasado los años.

Mañana se supone que lo recibo todo, iré colgando el resultado.

Anuncios

El momento del cambio…

Ha llegado la hora de actualizar material informático. Llevo mucho tiempo trabajando con unos equipos bastante antiguos (en términos informáticos, claro) que siguen dando el callo a fuerza de paciencia y de mantenimiento -y gracias a aportaciones de los colegas en algunas ocasiones-. El caso es que esto empieza a no dar más de sí y tengo que ir pensando en renovar.

Cuando tenga todo más avanzado pondré por aquí lo que voy a poner nuevo por si alguien quiere hacer algún comentario al respecto, que nunca estarán de más.

De paso esta renovación va a servir para realizar un test en serio de lo que puede ofrecer Linux en el mundo de la imagen. Ya que voy a tener que estar un tiempo parado para realizar el cambio voy a ver si la nueva versión de El Gimp me permite funcionar en condiciones pese a sus defectos evidentes… y también quiero probar Cinelerra como editor de video. Si soluciono los 2 pilares fundamentales de mi trabajo, es muy posible que pueda basar el grueso de mi trabajo en Linux, cosa que me alegraría sobremanera dado que es algo que aún no he podido hacer.

El mayor problema que le veo a El Gimp, a parte de que la interfaz la diseñó alguien con muy mala leche, es que sigue sin soportar más de 8 bits por canal, algo que puede ser un serio inconveniente en algunos trabajos, aunque las posibilidades de revelado del ufRAW lo intentan compensar…

En el tema del video el problema lo veo más por el lado de la autoría del DVD, que veo muy verde en el mundo Linux. El Cinelerra parece que es un programa solvente, aunque tengo que comprobar cómo va a funcionar el proceso completo de captura (y en qué formato la realiza y cuanto ocupa), edición (qué puede hacer en tiempo real y qué no) y exportación…

Posiblemente tenga que resolver alguna compatibilidad de hardware y cosillas de esas… así que en breve iré poniendo posts sobre la nueva “aventura”.

Que Su Espaguetosa Albongosidad me coja confesado.

Nubes.

Hace un par de fines de semana estuvo Fran por estos lares y aprovechamos para realizar una toma de contacto por tierras bercianas.

Aunque parece que la cosa no cundió como debiera, nos regaló esta estampa de la térmica de Compostilla sobre un mar de nubes; tomada desde el aparcamiento del mirador de Las Médulas.

Nubes

Datos de la imagen: Olympus E-1, AIs Nikkor 300mm f:4.5 IF-ED + TC1.4x (tomado todo prestado del sr. Fran, que yo iba con la de formato medio)

Sentirse identificado.

Hace unos días, gracias a una entrada de “la viga en el propio”, llegué al blog de “el operador”. Desde allí he ido saltando por otros blogs similares de técnicos que cuentan sus peripecias con los clientes. Aunque los he encontrado un poco “endogámicos” 😉 -mayoritariamente enlazan blogs de la misma temática- y no tienen mucho que ver con los temas que generalmente trato aquí, creo que merecen mucho la pena y los voy a añadir a mi blogroll.

No siempre estoy de acuerdo con todo lo que dicen y en algunas cuestiones que afirma alguno estoy totalmente en contra o pienso que está totalmente equivocado, pero lo que más me sucede cuando los leo es que me siento identificado. Posiblemente sea en gran parte porque todos los que tratamos al público estamos expuestos a cosas muy similares, pero me da la sensación que, en gran parte, sucede porque el público al que atendemos es bastante similar.

También puede ser porque yo he sufrido alguna vez un intento de instalación de Pringado… que una cosa es ayudar u opinar sobre el tema con alguno de los amiguetes tecno-trastornados y otra cosa que te llame el vecino para el típico “oye, mira a ver si te pasa y ya que no te cuesta me miras el PC”. Situación a la que, por cierto, he encontrado una vacuna infalible de doble acción: “yo es que sólo te voy a mantener el sistema si usas Linux”. Y digo de doble acción porque las posibilidades son 2: que dejen de dar la chapa o que accedan y los problemas desciendan a nivel mínimo. También puede ser porque casi todos mis casos se circunscriben a personas que usan el ordenador para “tareas domésticas”, es decir, internet+multimedia+ofimática y para eso hoy por hoy la mejor solución suele ser Linux.

Por otra parte porque yo también me llegué a cansar de ver como perdías 1 o 2 horas de trabajo para asesorarle a un cliente sobre la compra de una cámara y se iba a comprarla al carreful o al somostontos para ahorrarse 10€ – y luego el soporte se lo tenía que dar yo, claro-. Siendo esto una de las causas que nos impulsó a dejar de vender material en la tienda, junto a los ridículos márgenes de beneficio que dejaba cada venta.

Además a muchos fotógrafos nos pasa lo mismo que lo que cuentan los compañeros en sus blogs: nuestro tiempo de trabajo es gratis. Hoy todo el mundo “sabe informática” pero también “todo el mundo es fotógrafo”, mucha gente se piensa que por tener una réflex digital de 1000€ ya es profesional, y esto tiene las consecuencias que tiene. Entre otras que tengo que dar muchas explicaciones muchas veces de por qué las cosas cuestan lo que cuestan… porque da igual que sea evidente la diferencia entre las fotos que provienen del trabajo profesional y las que ha hecho el primo Mario con la compacta del todo a 100… como a mí las copias digitales me salen a 0,xx€ no entiendo por qué tengo que pagar tantos € por una sesión profesional de estudio. Va a ser que a mí el local me lo han regalado, el estudio estaba ya montado, la electricidad no me cuesta y el trabajo lo hago desde casa. En fin.

Y es que, por muy bien que procures tratar a los clientes y por muy agradecido que les estés… que para algo nos dan trabajo y eso es de agradecer; siempre te puedes encontrar con el que viene a incordiar y poco más. Como el que he tenido que atender hace 20 minutos que viene siempre preguntado por “el jefe”, que deja un rollo de 24 a revelar cada 4 meses como mucho, y que entiende siempre los plazos de entrega como le da la gana, porque no creo que siempre sea el mismo con el único que me equivoco, ya sería casualidad… y que a mí se refiere siempre como “el chico”. La próxima vez voy a decirle aquí a mi señor padre (el jefe para él, porque peina canas supongo) cuando entre a protestar por algo (como siempre y siempre sin razón) que “cuando atendí al viejo le dije tal cosa” a ver qué tal le sienta.

Y es que una cosa es que vivamos de los clientes, y otra que tengas que estar para aguantar protestas ridículas y faltas de respeto que no vienen al caso.

Nuevos enlaces:

Técnico Binario.

Al otro lado del mostrador.

Copetadas reales como la vida misma.

Cosas Que Pasan.

El destornillador

El Operador

Que los disfrutéis.

Más estupideces creacionistas.

Vuelvo a escribir algo por aquí robando un poco de tiempo a los asuntos que me mantienen ocupado (aunque uno de ellos lo tuve que dejar prematuramente, pero bueno). Y lo vuelvo a hacer motivado por la lectura de este artículo en el blog de D. Javier Armentia. Aunque su artículo es más que completo y acertado me voy a permitir tratar el mismo tema aquí desde otro punto de vista.

El artículo original lo motiva la visualización de un video en YouTube donde un elemento demuestra, ni más ni menos, la existencia de dios, usando un plátano como prueba, a su derecha tiene otro elemento que le ríe las gracias. Aunque los momentos iniciales parecen indicar que estamos ante un vídeo de cachondeo, tristemente el par de 2 lo están exponiendo muy en serio.

En el vídeo que el sr. Armentia enlaza más abajo, se dedican a parodiar de forma muy acertada las estupideces creacionistas vertidas en el primero, en particular el hecho de que el plátano usado para la demostración no es precisamente una variedad silvestre.

Y aquí es donde entro yo, porque no es la primera vez que me encuentro con cosas similares entre los argumentos de estos patrañeros vende humos profesionales: dios existe porque el plátano me entra en la mano, dios existe porque puedo pelar las mandarinas fácilmente y están llenas de alimenticia pulpa carnosa, dios existe porque el trigo y el maíz se desgranan fácilmente para darnos alimento, dios existe porque las ovejas dan lana y las vacas leche… y todos esos “seres inferiores” han sido puestos ahí por él para darnos sustento y alimento porque somos los reyes de la creación… Con dos cojones y un palo.

Lo que ya no tengo muy claro es si se tragan eso que dicen, si saben que es mentira pero siguen vendiéndolo o si, simplemente son así de ignorantes.

Lo cierto es que esos argumentos, lejos de servir para rebatir la validez del Neodarwinismo y la existencia de los mecanismos evolutivos, no hacen sino reafirmarlos punto por punto.

Razonamientos como estos (el plátano me entra en la mano porque lo hizo dios) adolecen de una falta de perspectiva -por no decir de conocimiento- que asusta. Obvian por completo que desde la Revolución Neolítica, con la aparición de la agricultura y la ganadería, el hombre no se limita a recolectar o cazar lo que encuentra sino que “se fabrica” sus propios alimentos.

Ni el plátano, ni la mandarina, ni la naranja, ni la manzana, ni el trigo, ni el maíz, ni las ovejas, ni las vacas… ni prácticamente nada de lo que comemos que provenga de cultivos o granjas, es natural. Lo siento, pero es así. Las frutas silvestres (o sea, naturales no cultivadas) no tienen nada que ver con las que se encuentra uno en el super o en la frutería. Las vacas y ovejas en estado salvaje se parecían poco a las que tenemos en las granjas… ojo, se parecían poco en los aspectos que las hacen hoy en día comercialmente interesantes: en el tamaño, producción y cantidades.

En biología muchas veces hablamos de “evolución artificial”, “evolución forzada” y términos similares para enfrentarlos a la “evolución natural” cuando estamos hablando de los mecanismos evolucitivos. El problema es que se tiene mucha tendencia a usar esos términos también en el ámbito divulgativo y muchas veces creo que no se entienden adecuadamente. Hay un término que sí se suele comprender y que significa exactamente lo mismo que “evolución artificial”: DOMESTICACIÓN.

Y es que el plátano, las ovejas, el maiz… no son variedades naturales (o silvestres), son variedades domesticadas desde hace milenios. Y ocurre que en la domesticación el ganadero o el agricultor, que no son tontos y quieren obtener el mejor rendimiento de su ganado y cosecha, han ido durante todo este tiempo favoreciendo el cultivo y la reproducción de aquellos individuos que tenían características más interesantes: la planta que da el grano más gordo y que se desprende más fácilmente, las ovejas que crecen más y dan más lana… para eso no hace falta conocer los mecanismos de replicación del ADN mitocondrial… hace falta comer del trabajo de cada uno y ser avispado.

Sin embargo, los mecanismos empleados son similares a muchos de los que actúan en la naturaleza y que englobamos dentro “mecanismos evolutivos”. Con algunas importantes diferencias: se producen a mayor velocidad y tienen una dirección clara. Estas dos características están, en realidad, enlazadas entre sí. En la domesticación existe una dirección para las modificaciones: la obtención de mayores rendimientos… y como existe esa dirección y se aplica de forma muy concienzuda (hay una presión evolutiva fuerte), los cambios suceden de forma tremendamente rápida, en unas pocas generaciones. Así ya teníamos a principios del siglo pasado variedades de trigo y maíz como las actuales, vacas con una producción cárnica tremenda, ovejas con una cantidad de lana descomunal, etc. Variedades que en poco se parecen a las de partida en el aspecto productivo, porque se han favorecido ciertas características de forma artificial casi en cada generación de manera muy activa… y se ha restringido la reproducción de las variedades menos interesantes casi al 100%.

En la naturaleza las cosas son más sutiles, la presión no suele ser tan fuerte y, sobre todo, no hay direccionalidad. Porque aunque está muy extendido el uso del término “evolución” como “cambio a mejor”, biológicamente significa solo “cambio”. La evolución no es finalista es, en cierto sentido, oportunista. No hay cambios que se produzcan “para mejorar” sino que los cambios simplemente suceden y luego el ambiente es el que se encarga de favorecer ciertas características.

En cualquier caso, la existencia de la domesticación y los cambios que nos han llevado a obtener plátanos de 20 cm de largo sin una sola semilla desde las variedades naturales de 5 cm plagadas de ellas; o los que nos han permitido tener el maíz, que ni siquiera se puede reproducir ya sin la ayuda del hombre desde las raquíticas variedades naturales demuestran casi por sí mismos que la evolución es un proceso totalmente real. Y esto se puede aplicar casi a cualquier cosa que comemos y que se obtenga por medios comerciales.

Se suele decir que el hombre no ha producido aún ninguna especie nueva… yo, sinceramente, tengo dudas muy serias al respecto. Algunas variedades creo que deberían considerarse especies por sí mismas, y muchas especies domésticas actuales, de las que somos totalmente responsables, no creo que se puedan asignar a la misma que sus progenitores originales…

Así que, lo siento, pero lo del plátano no vale para demostrar la creación. Prueben con otra cosa… si pueden.