Algunas fotos (por fin) y sobre los archivos RAW (III)

Hace mucho que no cuelgo fotos por aquí, entre otras cosas porque no he hecho demasiadas por afición últimamente (y las de trabajo no son objeto de este blog). Cómo este pasado fin de semana he podido hacer alguna foto que, aunque han sido por encargo, también me han permitido pasar un poco el rato. Quiero usar también este post para abundar un poco más sobre las características de los archivos RAW y el porqué de sus enormes ventajas sobre los jpeg, que deberían considerarse sólo como archivos de finalización siempre que sea posible. Me extenderé más sobre el tema en próximos posts, pero quiero que éste sirva de continuación al que ya publiqué (aquí y aquí)hace algún tiempo sobre el tema y para paliar en parte lo que tengo pendiente con los compañeros de Tranvía Portal -aunque las fotos ahora no sean de temas ferroviarios-.

Aunque no es exclusivo de las réflex, el formato RAW se usa casi exclusivamente con estas cámaras debido a que, en ellas, no hay penalización en su empleo, cosa que no ocurre con las compactas -en las que la cámara queda bloqueada en cada disparo hasta que se vuelca la foto a la tarjeta, lo que suele demorarse varios eternos segundos-. En cuanto nos pica un poco la curiosidad por estos temas enseguida leemos o vemos que nos recomiendan usar RAW en casi todos los sitios, aunque así nuestras fotos no van a ser directamente utilizables sino que vamos a tener que “revelarlas” en nuestro ordenador.

En un archivo RAW lo que nuestra cámara graba en la tarjeta no es una “foto” sino los datos que ha capturado el sensor, sin procesar. Sobre esto abundaré más en próximos artículos pero, entre otras ventajas, el hacer esto nos permite no asignar ningún balance tonal de forma definitiva y aprovechar al máximo las capacidades del captador de nuestra cámara; además de un mayor grado de corrección y aprovechamiento de nuestras fotos. Cuando guardamos un jpeg en cámara estamos desperdiciando una enorme cantidad de información de la que se capta en cada disparo, porque en un jpeg sólo podemos guardar 8 bits de información por pixel y canal, mientras que en RAW estaremos guardando, como poco, 12.

Pero veamos lo que puede significar esto en imágenes y, sobre todo, por qué no es cierto lo que se dice en algunos sitios, como la web de Ken Rockwel, por ejemplo, de que no hay ventajas en el uso de archivos RAW.

Esta foto está tomada a media mañana el domingo pasado en un exterior bien iluminado, no es una foto en condiciones extrañas ni muy forzadas y esto es lo que obtendríamos en un disparo en jpeg:

obtenido en jpeg

¿Esto es todo lo que podemos obtener de un disparo en esas condiciones? ni mucho menos. De entrada, el uso del formato RAW ya nos permite corregir, de manera muy sencilla, la ligera desviación cromática que presenta esta foto sin tener que preocuparnos del balance de blancos en cada toma o de si perderemos calidad al corregir el color en el jpeg (cosa que no siempre es sencilla y, desde luego, más complicada que actuar sobre el deslizador del balance de blancos del revelador de RAWs). Esto es lo que obtenemos ajustando bien los niveles y el balance de blancos en nuestro revelador RAW:

Después del Revelado

Pero, además, aprovechamos para pasar la imagen a nuestro programa de edición a 16 bits por canal (nuestro archivo RAW tiene 12 bits por canal) para no perder información y poder ajustar luego los niveles por zonas sin que haya pérdida de calidad o, al menos, que ésta sea mínima y en cualquier caso menor que la que tendríamos usando un archivo jpeg. Tras un procesado de unos pocos minutos obtenemos esto:

Una vez procesada

Foto que ya puedo guardar en jpeg a 8 bits por canal para hacer lo que quiera con ella, porque ya no voy a tener que editarla mucho más (es más o menos lo que quería conseguir cuando hice el disparo). Aunque en su versión definitiva va en blanco y negro:

Y esto es lo que quera conseguir

Por supuesto esto no es más que un pequeño ejemplo de las ventajas de utilizar el modo RAW de nuestras cámaras. En próximos artículos me extenderé explicando someramente la mejor forma de exponer cuando usamos este formato para aprovechar al máximo las propiedades de nuestro captador digital… y hay tutoriales extensísimos sobre las diferentes formas de revelar este tipo de archivos con diversos motores de revelado, pero espero que pueda servir de refencia rápida sobre el tema y para iniciar un hilo de artículos más extensos.

Pequeña odisea informática de esta semana.

Ya conté que había actualizado el ordenador principal del curro. Poco nuevo tengo que decir de él: funciona muy bien y va sobradísimo de recursos (básicamente lo que quería), aunque aún no ha llegado la hora de trabajar con video en él y, por el momento, no he vuelto a ponerme con el tema Linux porque no tengo demasiado tiempo para dedicarle; aunque espero no demorarlo mucho más porque, si bien en el tema fotográfico aún no hay solución factible en el pingüino, en el tema de video estoy ansioso por probar Cinelerra, porque todo el mundo habla maravillas de él.

El caso es que con parte de los componentes viejos (los que estaban bien) he revitalizado el otro ordenador, que usamos entre otras cosas para enserñar las fotos a los clientes y cosas similares. Ha quedado con un K7 a 900MHz y 1GB de RAM, suficiente para mover lo que tiene que mover y administrar las fotos. Como la instalación que tenía en el otro estaba para el arrastre (tenía unos 4 años y tenía más mierda encima que el palo de un gallinero) decidí instalar todo desde 0 y así, entre otras cosas, eliminaba un montón de cosas que ahora no iban a servir para nada.

Y, después de 2 días de trabajo, aquí estoy con Windows 2000 sp4 de nuevo, después de haber instalado un XP y no haber podido hacer funcionar la controladora RAID integrada en placa ni por las buenas ni por las malas, que tiene narices, además de errores raros del detecctor de componentes que tan pronto encontraba la SCSI como la perdía… total, de nuevo con el fiel Windows 2000 que creo que es la versión de Windows que menos problemas me ha dado de todas las que he usado. Lo peor ha sido ponerlo al día, porque mi CD era del SP2 y por venir venía con IE versión 5…  Total, 2 días tirados a la basura, y ahora a hacer una imagen de todo esto porque si lo tengo que repetir me corto las venas.

Más sobre el permiso fotográfico en Adif.

Ya he hablado alguna vez sobre el tema del permiso fotográfico que exige Adif para la toma de fotografías en los andenes de las estaciones. Lo que en principio son lugares de público acceso y donde nada está prohibido… salvo que lo esté. En este caso no hay normativa alguna que impida la toma de tales imágenes, pero aun así Adif exige un permiso para el que no existe norma legal alguna… este año al menos ya consta la referencia hacia el tratamiento de los datos personales según la Ley de Protección de Datos (antes no se decía esta boca es mía al respecto).

La existencia de tal permiso, que regula algo que no está prohibido y que no necesita regulación se fundamenta, según Adif, en la “seguridad”, algo tan estúpido que no se sostiene por muchas vueltas que se le quieran dar. Tal y como queda meridanamente claro en el siguiente enlace: Permisos para todos aunque sean terroristas.

Sobre el tema intrascendente de moda esta semana (o sea, el Chikichiki)

Como mucha gente de mi generación, durante un buen montón de años seguí puntualmente el festival de Eurovisión; lo mismo que seguíamos muchos el Un Dos Tres cada viernes por la noche y cosas similares. El ocio doméstico ha cambiado mucho en poco tiempo y hay que acordarse de que, en aquella época, había 2 cadenas de televisión (y La 2 de aquella emitía durante unas 6 horas al día) y la mayoría no teníamos ni siquiera video doméstico. Había acontencimientos, como Eurovisión, que se seguían casi como los partidos de la Selección.

El pasado sábado, Rodolfo Chiquilicuatre ha conseguido el pase para representar a nuestro país en la edición de este año de dicho festival; festival que, dicho sea de paso, no tiene nada que ver con lo que era hace 15 o 20 años. Lo que ocurre es que hasta hace bien poco los responsables del tema en este país parece que no se habían dado cuenta. Me han resultado curiosas las esperpénticas y ridículas opiniones en contra del producto de la factoría Buenafuente, vertidas por “expertos eruovisivos” como el inefable Uribarri, en el sentido de que habría que llevar “algo más serio”.

¿Algo más serio? ¿Cómo qué y para qué? ¿Va ser menos digna la representación de este año que la penosa actuación del año pasado o la del anterior -aún peor si cabe-? Permítanme que lo dude muchísimo. A Eurovisión hay que ir a llamar la atención si se quiere conseguir algo, ahora son muchos países, en muchos el festival se vive en dos días… y se lleva lo rompedor y lo moderno, no lo casposo y tardicional. Es así, si no gusta a joderse, porque es lo que hay. Llevar una repersentación casposa y anclada en el pasado es hacer el ridículo más espantoso… como el año pasado.

¿Va a ganar Chiquilicuatre? seguramente no, pero tampoco va a desentonar. Vía yonkis.com tenemos 3 claros ejemplos de lo que se va a presentar este año: Irlanda, Croacia o Bosnia presentan canciones muy apartadas del tradicionalismo festivalero. Pero hay que recordar también que hace un par de años ganó Lordi y el año pasado quedó en segundo puesto una actuación que no se aleja mucho de lo que presentamos nosotros este año. Alguien dijo en la Ser el lunes por la mañana que, claro, Chiquilicuatre no era un cantante… ya, estos tampoco, y lo hicieron mejor que nosotros hace 2 años.

Lo siento mr. Uribarri, vive Vd. en el año 2008, los 70 y los 80 quedaron atrás hace mucho tiempo. ¿Ridículo? Ridículo hubiera sido llevar a la tal Coral o al paisano ése del “ole ole”… eso sí que es ridículo. Eso por no hablar de las penosas actuaciones en la gala del sábado… porque quitando al amigo Rodolfo y a “La Casa Azul” el resto fue realmente penoso.

Primer día laborable con el nuevo equipo.

Por partes:

Windows xp64… lo esperado pero no hay drivers para: tableta gráfica (estoy tirando con la del portatil), ninguna impresora de las que tengo, scaner de transparencias (que voy a conectar a otro equipo ya que casi no lo uso). El resto bien, pero no comprendo como pueden existir carencias de este tipo con estos sistemas, no me entra en la cabeza que un dispositivo que estaba funcionando en una versión de un sistema operativo deje de estar soportado en el siguiente…

Ubuntu 64bits: La gráfica no la hago funcionar al 100%, o tengo las 2 pantallas funcionando, o tengo aceleración gráfica, las 2 cosas a la vez no; las impresoras funcionan, el escaner funciona… incluso hay quien dice que la tableta la ha hecho funcionar (yo no he podido aún) ¿por qué narices en Ubuntu sí y en Windows no?. A ver si el finde tengo tiempo para hacer más pruebas… eso sí, hice un intento con Kubuntu… KDE no es para mí, confirmado.