Capturar el instante…

Ésa fue la máxima de maestros como Cartier-Bresson o Capa; su filosofía a la hora de hacer fotos era que cada instante era irrepetible y había que apretar el botón en el momento justo para capturarlo, porque no volvería a suceder.

Es algo que, aplicado a la fotografía de paisaje, he sufrido en mis propias carnes con una imagen que tengo clavada. Hace ya unos cuantos años, en la era pre-digital, llegamos en el momento justo al sitio perfecto, un carrete recien puesto, todo el tiempo del mundo para hacer fotos… pero ‘shit happends’ que dicen los angloparlantes: el carrete anterior era de iso 400 y el nuevo iso 100… y yo sólo me dí cuenta cuando nos marchamos. El resultado: una serie de diapos 2 puntos subexpuestas, que el escaneado a 16 bits lineal y el procesado digital sólo pudo salvar en parte, para dejar muestra de lo que pudo ser y no fue.

Antes de ayer volví al mismo sitio, otra buena escena que esta vez sí conseguí capturar sin muchos problemas. Pero no comparable a aquel momento irrepetible que sé que no volveré a encontrar.

Aquí queda muestra del presente (la primera)y del pasado.

porma uno
porma dos

Anda que…

Nop… no me voy a callar. Ya lo han comentado en un par de sitios más y no me esperaba menos. Es de lo que van estos intelectualoides que no tienen ni idea de nada, pero basan su vida en vender la imagen de que están por encima del resto de los mortales y, por tanto, su opinión vale algo sólo por ser suya… no por el valor de la misma.

Así que el sr. De Prada ha perpetrado otra hoja en la misma publicación más infame que la anterior. Donde vuelve a demostar que no tiene ni la más mínima idea de lo que se pone a criticar.

No me voy a extender, como hice la semana pasada, en rebatir todo lo que ha vertido. Sólo voy a explicar una cosa: el asunto del incendio.

Que la inyeción de partículas solidas en aerosol (por ejemplo, el humo de los incendios forestales grandes) bloquea la llegada de radiación solar, es un hecho tan comprobado científicamente, como que “el año sin verano” se sabe que ocasionó por el bloqueo de la radiación solar ocasionado por el humo de la erupción del Tambora… Tras eso se ha comprobado en diversas ocasiones como la polución y los humos están matizando los efectos que tendría el efecto invernadero a base de reducir la insolación sobre la superficie… y precisamente lo preocupante es eso: a pesar de que la polución está provocando que los niveles de entrada de radiación solar sean relativamente bajos, nos estamos calentando. ESO es lo que trata de decir el informe, no lo que el de la hoja ha entendido.

El proyecto “Gran Avenida”

Durante los años ’60, León se dotó de un plan de urbanismo que regulase la expansión de la ciudad durante una oleada de presión demográfica basatante intensa, debido al éxodo rural hacia la ciudad.

Entonces se configuró lo que se vino a llamar “Proyecto Gran Avenida” que pretendía construir una “gran” avenida diagonal para “tráfico fluído”, desde la entrada de Puente Castro hasta la carretera de Asturias. Pasando cerca de la catedral y la muralla en esa zona. El problema es que ese proyecto requería la eliminación de una buena cantidad de edificaciones ya construídas… lo que hizo que nunca se llevase a punto, debido a la magnitud de las expropiaciones que se deberían pagar. No obstante, algunas de las casas afectadas han estado “congeladas” hasta la actualidad, hasta el punto de que otro proyecto parecido: “La Ronda Interior”, va a eliminar una manzana entera de edificios en la zona de El Espolón, en unos solares y edificios en los que lleva sin poderse actuar (ni siquiera se dan licencias comerciales) desde esos años.

Esto lo ha desempolvado hace bien poco la prensa local, con motivo del nuevo arreón que le quiere dar el ayto. a la ronda interior. Lo que me ha llevado a buscar en las imágenes aéreas de la ciudad las huellas de esa “Gran Avenida”, que se ven claramente en las calles cercanas a donde resido, pues ahí los edificos construídos en aquellos años 60 y 70, respetaban la traza de lo que iba a ser esa “Gran Avenida”. La avenida Reino de León, que sería su inicio, también está claramente trazada y, de hecho, es lo único de la “Gran Avenida” que se urbanizó como tal.

He descubierto, para mi sorpresa, que en la zona de San Mamés/Avda de Nocedo, algunas calles que están cortadas (acaban en un muro) y otras que tienen un trazado algo inexplicable sobre el terreno, están relacionadas con esa “Gran Avenida” nunca nacida.

Cuelgo ahora unas imágenes aéreas sacadas del Google Earth sobre las que marco el trazado previsto para la “Gran Avenida”; en próximas fechas colgaré algunas hechas sobre el terreno, que lo ilustren mejor.

gran avenida
gran avenida
gran avenida

Referencias:
http://www.diariodeleon.es/se_a_fondo/noticia.jsp?CAT=345&TEXTO=7177581
http://es.wikipedia.org/wiki/Urbanismo_de_Le%C3%B3n_(Espa%C3%B1a)

Como hoy también me aburro, aclaremos algunas cosillas (y sin meterme con nadie):

Al hilo de los acontencimientos comentados en el post anterior, y siguiendo la muy lógica tendencia que dice que “el que quiera que se informe”. Aprovechando este ratito en el que tengo compilando un proyecto de video, voy a intentar perpetrar un post en el que pretendo indicar y explicar brevemente por donde van los tiros en esto de la Biología Evolutiva hoy en día. Eso sí, digo de antemano que lo que expondré aquí no son más que unas vagas indicaciones y explicaciones muy simplificadas sobre los temas de cara a que, si a alguien le interesa el tema y no sabe mucho al respecto, pueda saber por donde buscar.

Lo primero que hay que tener claro es que esto es complicado, como toda ciencia avanzada, requiere conocimientos previos para su conocimiento “avanzado” y muchas cosas no son sencillas de explicar con pocas palabras y en un espacio más o menos corto. Es, por lo tanto, peligroso tratar de hacerlo, porque voy a tener que recurrir, indefectiblemente, a simplificar tremendamente casi cualquier cosa que exponga y, por lo tanto, a dejarme muchas cosas por contar. Así que es importante dejar claro este punto: aquí sólo puedo contar vagamente de qué va el asunto.

También es importante dejar claro que una cosa es que una persona concreta no alcance a entender un proceso, o que no tenga los conocimientos adecuados para entenderlo y otra muy diferente es que ese proceso no exista o no sea demostrable. Casi todos sabemos sumar (aunque sea con los dedos) preo realizar ecuaciones diferenciales es bastante más complicado, incluso de entender… pues con esto pasa igual.

Así que pongámonos en harina:

De Darwin y El Origen de las Especies(…).

Charles Darwin y Alfred Russell Wallace fueron los pioneros de la Biología Evolutiva, fueron los primeros que expusieron de forma científica los mecanismo bajo los que actúa la evolución; fueron los primeros en todo esto… Pero de eso han pasado 150 años, en los que la Biología en general ha avanzado enormente. Su obra no es “canon”, no es algo en lo que haya que “creer”, es simple referencia bibliográfica y contiene afirmaciones que se han demostrado como incompletas o, incluso, incorrectas y han sido corregidas y actualizadas. Hay que tener en cuenta que los mecanismo de la Genética no se incorporan hasta bastante después y que la estructura de la información genética, se desentaña ya en el siglo XX. Todas estas cosas se van aplicado e integrando, lo que permite conocer mejor algunos mecanismos evolutivos, ha permitido desentrañar otros y ha descartado ciertas cosas.

Darwin y Wallace propusieron una evolución como “supervivencia de los más aptos” un concepto que ha sido enormemente ampliado desde entonces.

La Teoría postulada en la actualidad se denomina “Teoría Sintética de la Evolución” y es muy compleja y mucho más avanzada que la propuesta hace siglo y medio; incluyendo el conocimiento adquirido mediante la integración de otras disciplinas científicas, como las Matemáticas, la Estadísitca, la Genética, o la Organografía Microscópica Comparada… por citar unas pocas.

Las Relaciones de Parentesco.

La evolución y el desarrollo de la vida en la tierra tiene una implicación: todos los seres vivos tenemos algún tipo de parentesco. Es así de sencillo y está comprobado, no es algo que se “crea” es algo que se ha demostrado científicamente.

Ahora bien, una cosa es “estar emparentado” y otra “ser descendiente”, yo estoy emparentado con mis primos, pero no desciendo de ellos. Nuestro arbol genealógico, como especie, está ramificadísimo.

Existe una corriente muy extendida según la cual somos el resultado de una serie de “saltos” en la evolución que nos ha hecho ser la cúspide de una tendencia evolutiva, según la cual todas las especies humanas anteriores son “antecesores primitivos sin nuestra capacidad” y que somos “los más evolucionados”. Esta creencia está influenciada por el antropocentrismo de raiz judeocristiana que ha imperado y sigue vigente en nuestra sociedad, pero no tiene nada que ver con la ciencia… y sobre todo, no es cierto.

Primero, porque no es cierto que seamos la especie más evolucoinada biolaógicamente, de hecho tenemos un montón de rasgos que se consideran “primitivos”, en el sentido de que son los que presentaba el acestro común a partir del cual se ramifica una rama en el árbol filogenético: por ejemplo, tenemos 5 dedos en cada extemidad; los caballos, sin embargo, presentan una extemidad “evolucionada” en la que han perdido 4 de ellos, a pesar de que sus ancestros si tenían 5. (Por cierto, el registro fósil del caballo está practicamente completo).

Segundo porque tampoco es cierto que seamos descendientes de todas las especies anteriores. Muchas veces se lee (a mí me lo contaron en el colegio sin ir más lejos) que nuestro antecesor directo es el hombre de neanderthal; algo totalmente falso. Tampoco es cierto que el resto de formas humanas extintas fueran “primitivas”. Sin ir más lejos Homo neanderthalensis era una rama paralela que procede de un antepasado común con nosotros… seríamos “primos” o “hermanos”, pero no descendemos de ellos en ningún caso. En muchos sentidos, desde el punto de vista biológico, estaban considerablemente más evolucionado que nosotros; en otros presentaron antes adaptaciones que luego desarrolló nuestra especie, como la piel clara. Pero, lo que es más importante: no eran primitivos y rudos tenían hasta que se extinguieron, un desarrollo cultural prácticamente idéntico al de los Homo sapiens con los que convivieron. El que, mucho tiempo después de que ellos se extinguiesen, nosotros continuáramos desarrollando nuestra cultura no quiere decir que ellos no tuvieran esa capacidad, quiere decir que no llegaron a desarrollarla.

El parentesco que, erróneamente, cita el charlatán al que me refería en el post anterior, con respecto a un insecto, existe… pero no quiere decir que seamos sus descendientes. Drosophila melanogaster es “pariente” de Homo sapiens, pero bastante lejano. Por si a alguien le interesa cuánto: Los insectos son “Protóstomos” y nosostros “Deuteróstomos”, dentro de lo que podríamos considerar “animales”, es casi el parentesco más lejano que podemos encontrar. Fuera del flio Chordata nuestros parientes más cercanos… que también son deutorostomados, son los Equinodermos: las estrellas de mar entre otros.

Cultura y Biología.

Y es que ésta es la “madre del cordero”, los charlatantes y opinadores “de letras” sobre el asunto, tienden a confundir dos conceptos que no tienen nada que ver: la evolución cultural y la evolución biológica.

Una cosa es el desarrollo que ha tenido nuestra cultura, y otra la evolución biológica como tal. Nosotros no somos más “evolucionados” que los humanos que pintaron Altamira, no somos más “evolucionados” que el hombre que se momificó en el Ötzal; ellos no eran “hombres primirivos” y nosotros “una especie evolucionada”: Somos exactamente los mismos desde el punto de vista biológico: somos TODOS Homo sapiens.

Finalidad evolutiva.

Por último: la evolución no es finalista, no somos el resultado de un proceso de evolución según el cual hemos resultado nosotros como especie más avanzada que el resto. Ni somos mejores, ni más evolucionados ni nada por el estilo; la evolución no tiene dirección. Evolución no es “cambio a mejor”, es “cambio” sencillamente.

Y habría mucho más que decir, pero bueno, bastante rollo he soltado ya.