Imagen

Camino.

Castaños

Anuncios

Qué llevo en la mochila…

Supongo que al hilo de que lo que han publicado en una web hace poco, enlazando una segunda web; me han preguntado hoy eso de “qué sueles llevar en la mochila”.

En mi caso la pregunta no tiene una respuesta única, porque depende bastante de la situación; pero centrándome en lo que llevo últimamente cuando me apetece salir a pasar un rato haciendo fotos sin planificar, pues lo que llevo es lo siguiente:

Imagen

Nikon D600 con emupñadura vertical no original.

AF Nikkor 50mm f:1.8 (versión 2)

AF-S Nikkor 85mm f:1.8G

AF-S Nikkor 28mm f:1.8G

Nikon Speedlight SB-800

Tarjetas SD; un par de baterías para la cámara y un juego de pilas para el flash.

Esto cuando voy “de digital”; pero ultimamente también estoy tirando bastante de blanco y negro en 35mm; en ese caso la D600 se ve sustituida por una Nikon F5.

Lo de este fin de semana solo es el comienzo.

“No había visto nunca nada igual” es una frase que se repetía en los informativos, cuando buscaban declaraciones “in situ” de los habitantes de las zonas costeras afectadas por el temporal.

Y posiblemente sea cierto; en mi vida he visto muchos temporales fuertes pero ninguno como el que nos ha tocado ahora. Puede ser casualidad, ha tocado uno más fuerte de lo habitual; pero yo no lo creo.

Hace muchos años que nos vienen avisando, que la alteración del clima iba a traer episodios de este tipo y, además, iba a acrecentar su frecuencia. Pues bien; aquí tenemos el primero y, creo, va a ser exactamente eso: el primero.

Más nos vale estar preparados porque va a ser algo cada vez más habitual. Este año llevamos una racha muy larga de mal tiempo continuado, no son extraños los temporales de mar en estas fechas; que el mar se meta hasta donde se ha metido, incluso en zonas relativamente protegidas de sus embates sí lo es.

Y ojo en Santander, porque en la Bahía no va a pasar gran cosa, pero el día que el agua suba un poco de más en plea, el agua se va a pasear por todo el centro a sus anchas… es lo que tiene haberlo construido donde antes había agua vamos. Recordemos que la línea de costa original estaba ahí donde empiezan las cuestas; lo llano es ganado al mar.