Refugio en la línea

Siguiendo con las fotos que tengo pendientes de procesar de un reportaje que hice, hace ya varios años, a la línea Palanquinos-Medina de Rioseco, de los Ferrocarriles Secundarios de Castilla.

refugio en la linea w

Anuncios

Estación de Campazas

secundarios 03_w

 

Hace ya unos años, estación de Campazas, en la línea Palanquinos-Medina de Rioseco de los Ferrocarriles Secundarios de Castilla.

Escaneando fotos

Hace no tanto tiempo, aunque para los que hoy tengan la edad que tenía yo entonces pueda parecer una eternidad, la afición a la fotografía se desarrollaba en base a cargar tu cámara réflex con unos contenedores que llevaban en su interior metro y pico de película. En aquella época, antes de que el sol se apagase, se iba con 36 exposiciones segudas a la misma sensbilidad y esta era, casi siempre, de iso 100, subiendo en ocasiones “difíciles” a iso400 y, en contados casos y cuando se usaba negativo podías ver las “estratosféricas” sensibilidades de iso 800 e iso 1600; existían ya, por entonces, las Kodak TMax p3200 y la Ilford Delta 3200, pero eso -y hablando desde el punto de vista de la afición, no de la profesión- era algo que sabías que existía, pero no usabas nunca. En aquellos tiempos, cuando cogía la cámara por afición los fines de semana, me dedicaba sobre todo a salir a la naturaleza y ahí usaba diapositiva, prácticamente siempre de iso 100.

Con el tiempo se empezó a introducir el digital y era habitual escanear la película para editar lo obtenido en el ordenador o para compatir las fotos en internet. Durante mucho tiempo mi escaner fue un Minolta Scan Dual II, por aquella época algo de gama media, los había algo mejores, bastante mejores (unos pocos muy caros) y bastante peores. Si bien es cierto que cumplió su función con creces y lo acabé retirando hace poco por avería, los resultados nunca me terminaron de convencer del todo, su resolución era bastante limitada y, en realidad, “bien” solo lo hacía con los negativos en b/n y eso a costa de escanear a 16bits lineal, tardando una auténtica eternidad. Escanear un rollo de diapos era una tarea pesadísima, de varias horas y con la película negativa color era, sencillamente, horrible.

Cuando retomé el uso de la película de b/n hace ya unos años, también pensé en como escanear los negativos, y llegué a la conclusión de que la mejor manera era usando la réflex digital y un objetivo macro. Los resultados así obtenidos son excelentes, tanto en resolución como en rango dinámico, pero el proceso es bastante tedioso. Además no conseguía resolver el asunto del escaneado de las fotografías de 24x52mm hechas con un respaldo panrámico en la cámara de formato medio.

Para mi sorpresa, los Reyes Magos me han traído este año, que me he debido de portar bien, un escaner de un tipo que había visto alguna vez pero nunca pensé que fuese un artículo interesante por sus propias características. El aparato, más que un escaner al uso, es una cámara con sensor pequeño (de compacta) una óptica dedicada y una fuente de iluminación, dedicado todo a “hacer fotos” a la película dispuesta en unos soportes específicos. Es un aparato muy sencillo, no se controla desde el ordenador, sino que guarda los escaneados en una tarjeta de memoria y todo se hace a mano, incluído el cambio de fotograma; pero los resultados, para mí, han sido sorprendentes:

Ventajas:

-Iguala lo que obtenía con el Minolta en la mayoría de circunstancias, en cuanto a resolución, salvo en fotogramas con detalle extremadamente fino en película de baja sensibilidad.

-Muy sencillo y muy rápido. Tengo un rollo de 36 escenado en lo que con el minolta estaba haciendo la previsualización de los 6 primeros fotogramas (y digo previsualización, no escaneado).

-Resultados excelentes con negativo color. Elimina la máscara naranja a la perfección.

-El soporte para negativo solo tiene una “barra” vertical en el centro, no “agujeros” para cada fotograma por lo que se pueden escanear sin problemas los negativos panorámicos (se hacen dos capturas de cada uno y se unen en el ordenador).

 

Inconvenientes:

Los propios del tamaño del sensor usado: hay que tener cuidado con el ruido en las sombras y el nivel de detalle no es el de un escaner profesional (para hacer una 20×30 da de sobra, y tengo ya alguna 30×40 impresa que no la mejoro en el laboratorio). Solo funciona en jpeg. Es decir, hay que tener muy claro que NO es para extraer toda la información posible del negativo o diapositiva. Sino para tener escaneados rápidos de los mismos.

 

barcas puerto de vega_w

Me parece increible haber obtenido este escaneado como lo he hecho, en un par de segundos, con el Minolta el resultado era absolutamente decepcionante.

 

cadenas_wcadenas_wo

La foto superior es un escenado actual, la inferior uno hecho hace años con el Minolta. Las manchas blancas no están en la de abajo porque las eliminé con retoque. La diapositiva original es mucho más parecida a la foto de arriba que a la de abajo. Las diferencias de encuadre provienen de haber hecho dos recortes diferentes en la edición.

paisaje 1_2paisaje lancia_w

En estos casos era absolutamente imposible conseguir este resultado con el Minolta, no llegaba a conseguir detalle en luces y sombras y, en el caso de la inferior, las nubes más blancas de la parte superior izquierda quedaban siempre totalmente empastadas.

Así pues me toca digitalizar buena parte de mi archivo de película, ahora por lo menos no va a ser una tarea inabordable y, una vez catalogadas, siempre puedo escanear solo aquellas con las que vaya a hacer trabajo fuerte, con la cámara.