5 meses como usuario de Mac OS X (aviso Fanboys de la marca, abstenerse)

Antecedentes para el que no lo sepa:

-Llevo mucho, mucho mucho tiempo usando ordenadores, muuuucho tiempo; tanto que el primer PC que utilicé no era el primer tipo de ordenador que utilizaba, y el sistema operativo se cargaba en un disco de 5,25″ de 360 ks.

-He pasado por todas las versiones de Windows desde la 3.0.

-Soy usuario de Linux, y no precisamente sólo desde el entorno gráfico, desde hace casi una década.

-He utilizado Mac OS 8 y Mac OS 9.

 

Dicho lo cual:

 

En enero le regalamos un iMac a mi señor padre, porque llevaba tiempo con el aparato en cuestión metido entre ceja y ceja. Mi experiencia previa con Mac OS X era escasa, tirando a nula, pero siempre, siempre, todo el que lo usaba hablaba maravillas de él.

Llevamos ya 5 meses con el aparato… y menos mal que el equipo es de mi padre. En un principio llegué a plantearme que fuera el primero y acabasemos todos con Mac… ahora mismo no me planteo volver a comprar un solo equipo de la manzana ni borracho.

Más allá de la deplorable asistencia técnica dispensada, y de que sea la primera vez que se me muere un ratón con 5 meses de uso. Mac OS X lejos de ser la maravilla que me vendía todo el mundo, me parece un sistema absolutamente lamentable, lleno de asuencias incomprensibles para alguien que viene de otros sistemas operativos con modo gráfico… y no precisamente sólo de windows:

-No veo la manera de saber cuanto espacio ocupan los archivos de una selección en el finder (trivial en Linux y Windows).

-Ordenación de elementos penosa (carpetas y archivos mezclados o por tipos… todo embarullado).

-Gestión de las impresoras penosa: pero penosa penosa; algo así como lo que tenía Linux hace 5 o 6 años. Ausencia de la posibilidad de imprimir directamente desde el finder (trivial en Linux y Windows ->botón derecho, imprimir)

-Gestión de las carpetas de red penosa: imposible hacer conexiones de red persistentes desde el entorno gráfico (o al menos yo no he visto cómo). Una vez más, algo absolutametne trivial en Windows y en Linux.

Y lo que se lleva la palma es el hecho de tener que cerrar ciertas cosas, por narices, desde el teclado.

Supongo que muchas cosas son cuestión de costumbre y otras tendrán alguna solución más o menos tortuosa… pero vamos, que no, que esto no es para mí y no es ni por desconocimiento, ni por estar muy acostumbrado a Windows, ni cosas parecidas; me parece que está demasiado pensado para usuarios que no quieren complicarse en absoluto con el sistema y quieren tener sólo dos o tres opciones y todo excesivamente simplificado.

A mí en otra no me pillan.

 

Anuncios